jueves, 7 de enero de 2010

Novios

Los otros dos días no nos vimos, salidas familiares y eso, pero sí nos mensajeabamos.
Llegué a casa, pero él se quedaba tres días más. Corrí a contarle a mis amigas, de ese momento, no me creía, decían que inventaba o exageraba. Fue el momento más mágico que había tenido, más romántico.
En los siguientes dos días no me mandó ningún mensaje, y yo no quería mandarle para no quedar desesperada o que me había enganchado o algo. Una tortura esas cuarenta y ocho otras, no pasaban más, tenía mi celular siempre conmigo, en tono y vibrador.
Luego de esos dos días me llega un mensaje "se me mojó el celular y lo dejé secando todo el día para ver si andaba, y funciona! veo que no me extrañaste pero bueno, mañana a la mañana salgo para allá; espero que no te hayas olvidado de mi, yo no lo hice"
Mi corazón latía a mil por hora, al toque le contesté "No te olvidaría, que bueno que ya venís". Los demás son mensajes normales, sin mucha importancia pero ese es el día de hoy que lo conservo.
Después de eso el llegó, nos vimos, salimos a caminar. Nos veíamos casi todos los días y sino nos llamábamos. Conocí a su familia, él a la mía (porque venía a buscarme a casa). Era todo hermoso, perfecto.
Pasó solo un mes, él vino a buscarme como siempre y fuimos a caminar y hablar como solíamos hacer, o solemos hacer. Era febrero, hacía calor y nos sentamos bajo un árbol en la plaza; allí me puso mi mano en su pecho y me dijo "mira que nervioso estoy". Yo no sabía si reírme, si sorprenderme, no sabía como reaccionar a eso, o que iba a decirme.
"Este mes fue único para mi, siento que te conozco de toda la vida, desde que somos chicos; nunca me pasó algo así, y quiero que me siga pasando" - dijo.
No sabía que responder, y solo sonreí.
""Maru" ¿queres ser mi novia? si no queres te entiendo, y te espero, porque esto va rápido"
"Si que quiero, me encantaría ser tu novia" - contesté bajo, estaba gritando por dentro.
Me sonrió con esa sonrisa mágica de hollitos. Nos besamos una largo tiempo, fue a acompañarme hasta mi casa, ya se hacía de noche.
"Espera" - me dice frenándome- "Te quiero, "Maru""
Nunca me había dicho te quiero, ni yo a él; siempre era un "buenas noches, me encantas" cuando nos mensajeábamos. Y me lo dijo, empecé a sonreír como nunca en mi vida.
Iba a contestarle pero no me salían las palabras, y solo lo besé con un beso largo y profundo. Me sonrió y se fue.
Al ratito me llega un mensaje "No quiero molestarte ni parecerte pesado, pero sos mi novia acostumbrate jeje, cuando te dije que te quería y me diste el beso, lo hiciste porque no estás lista para decirme yo también o por otra cosa? si queres no lo contestes pero capaz me apuré, es lo que sentía"
Le contesté que lo hice porque me dejó muda, que claro que lo quería pero fue tan inesperado que no sabía que decir.
"Que alivio, pensé que te parecí como muy pesado y querías callarme jaja, te quiero, otra vez"

4 comentarios:

  1. Ay bien de novela la historia ♥ Es un tierno Martín, y qué linda manera de empezar el año che! Quiero ver cómo sigue, porque si dijiste que te hace llorar o algo de eso, capaz Martín no es como pienso que es, así que quiero saber más :)

    ResponderEliminar
  2. WOW estas viviendo una pelicula de amorrr!!!!! super enamorada asi que muchas felicitaciones!!!!!! disfruta lo bueno que tienes =)

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Más tierno! Ojalá a mi me pasara lo mismo con él. Ojalá lo tuviera cerca, y poder ser feliz con cada momento junto a él. Solo me queda esperar, a que la vida nos vuelva a juntar ; ojalá que sí :)
    Te deseo la mejor de las felicidades con este muchachito ; se ve que te quiere ! un besito mari

    ResponderEliminar
  4. ayyyy me encanta tu historia. te juro. tan romántica! te felicito en serio, maru. ojalá hubiera más "martines" dando vueltas por ahi u.u. jaja. besito ☺

    ResponderEliminar

Gracias por poner aquí tu opinión, cada palabra tuya me ayudará a crecer.

Se ha producido un error en este gadget.