miércoles, 12 de mayo de 2010

Amigovios

Martes 11
Quedamos con Julián en vernos. Vino a casa y preparé chocolate caliente con una rica torta para pasar la tarde. Nos sentamos en el sillón tapados con una manta como ancianos mirando su novela, agarrando la taza con ambas manos y la torta en nuestras bocas.
Fue una tarde acogedora, inusual, diferente pero linda.
La torta se había acabado, su taza y la mía estaban vacías y fue cuando él, rápidamente, buscó tema de conversación.

- Mar, quería preguntarte algo -
- Decime - contesté.
- Quisiera saber cómo estás con respecto a tus amores, sin mentiras ni nada como yo te lo dije a vos, así me oriento un poco porque... no sé... quizás... viste, hay algo nuevo - dijo un tanto nervioso.
(extraña la pregunta, pensé) - Mira con Santiago no volví a hablar, la última vez cerré todo y no pretendo nada con él, que se yo. Con Martín es muy raro, nos dimos.. se ilusionó, el otro día hablamos y dijo quedamos en que ya fue todo, pero después me besó, y después dijo que ya fue; es un poco raro pero.. ya fue supongo. Y nada, Diego nada - contesté.
- Ah.. bueno - dijo un poco más calmado.
- ¿A qué venía la pregunta? Curiosidad no es y te conozco - dije riendo.
- No nada, basta Mar - dijo un poco avergonzado.
- Dale, tonto, como si no pudieras confiar en mi - le insistí.
- No, nada... quería saber si, si vos querías... o sea, si estaba en tus planes, o no porque puede que no esté pero bueno viste que a veces se da... entonces, ya que estabas sola, bueno.. entendes, si vos.. yo.. bueno - dijo sin poder formar si quiera una oración.
- No entendí nada, Juli, tranquilizate - dije.
- Si vos querías empezar algo con alguien, o sea si estarías dispuesta -
- ¿Con vos? - contesté rápido - Perdón, no fue porque seas VOS pero, no sé, reaccioné así - y me reí.
- Si, está bien si no queres... pero, capaz... - seguía nervioso - Ah ¡la puta madre! -
- ¿Qué pasa? - dije.
- Me pongo nervioso con vos - dijo.
- Ay Julián, sos el menos vergonzoso y encima nos conocemos hace años - dije riendo.
- Si, pero cuando estás frente al amor de tu vida cuesta... -
Quedé callada un momento - Bueno no te apures, no siempre soy lo que parezco - dije, frenando un poco el carro quizás.
- Sos lo que busco, lo que quiero...- contestó.
- Y... ¿qué queres... que dejemos de ser amigos? - pregunté un poco dudosa.
- Ya no lo somos, te veo como algo más... pero quizás, no novios, pero... algo - dijo - Algo un poquito más estable - agregó.
- Si, Juli, quiero... pero esta vez que sea bien lento, por favor... - aclaré.
- Sin duda... entonces somos... -
- ¿Amigovios? - completé la frase.
- Emmm, dale, amigovios me gusta - y sonrió.

Si queres saber más:

5 comentarios:

  1. y bueno, si te parece bien que esten asi, me parece una muy buena propuesta
    Suerte entonces con julian :D

    ResponderEliminar
  2. MAS TIEEEEEEERNOS :3 A MI SIEMPRE ME GUSTÓ JULIÁN PARA VOS,ES UN BUEN CHICO :D
    MUCHA SUERTE MAR ;)

    ResponderEliminar
  3. no hay nada mejor, antes de no tener nada ;)
    tenes libertad y algo mas ;)

    ResponderEliminar
  4. Que linda historia, ojala el no se ilusione de ser mas o algo asi (:

    ResponderEliminar
  5. jaja qué tierno él! :) me gusto el final, no sé por qué una parte de mí pensaba que le ibas a decir que no :( un beso grandote.

    ResponderEliminar

Gracias por poner aquí tu opinión, cada palabra tuya me ayudará a crecer.

Se ha producido un error en este gadget.