lunes, 8 de marzo de 2010

Todo tipo de confusión.

Primero que nada ¡¡¡¡Feliz día mujeres!!!!
A las que luchan día a día por cambiar nuestra imagen, a las que se merecen un verdadero respeto y agradecimiento por lo que hacen.

08.02 a.m. De Julián: "Feliz día"

10.12 a.m. De Martín: "Feliz día pedazo de hembra"

11.35 a.m. Suena el celular celular. Santiago

- ¿Hola? - dije.
- Hola princesa, muy feliz día - dijo (bien, no demuestra enojo alguno como yo pensaba)
- ¡Gracias, San! -
- ¿Como estás? hace mucho no hablamos y preferí llamarte a mandarte un mensaje - dijo con un tono alegre (que dulce, siempre tan atento a esas cosas)
- Bien, por suerte, nada nuevo... ¿vos? -
- Tranqui -
Se formó un silencio en el que no sabíamos que decir.
- Bueno, nada era eso, saber como andabas - dijo cortando el momento incómodo por celular.
- Gracias por llamar, San -
- Una cosa más - quiso agregar - ¿Qué onda nosotros? - (ouch)
- Emm, nada sos libre - contesté rápido rezando que no pregunte más.
- ¿Libre de que? Me cuesta un poco este tiempo sin vos, no estoy enojado pero estoy desorbitado -
- San, lo mejor para todos ahora es estar lejos, para mi está bien así, no quiero más confusiones -
- ¿Podemos vernos para hablar aunque sea? - dijo y agregó rápidamente - Un rato nada más -
- Bueno, vení en media hora - dije y corté.
No pude negarme, si supieran como es él más allá de todo lo que yo pueda escribir...

12.20 p.m. Timbre.
Abro la puerta, saludo con un beso en la mejilla a Santiago y lo invito a pasar.

- ¿Queres tomar algo? - ofrecí rápidamente.
- No, gracias - contestó.

Estuvimos unos segundos en silencio, no sabía de que hablarle, que preguntarle, que contarle.
Se acercó y me tomo de la cintura (yo estaba apoyada contra la pared mientras él estaba sentado en el sillón). Me dio un tierno, y a la vez pasional, beso en el cuello del que no pude despegarme y negarme; cuando me soltó (siguiendo con las manos en mi cintura) quiso acercarse a besarme. Ene se momento me corrí, mejor dicho me moví para interrumpir el momento.

- ¿A que viniste, San? - pregunté.
- A verte, te extrañaba -
- San, vos no sos así -
- ¿Así como? -
- No sé, siempre que dije algo lo respetaste, no imaginé que vendrías a casa a intentar "conquistarme", sino te hubiera dicho que no... te deje libre para que no estés conmigo, para que no estemos juntos en realidad -
- Si, te respeto, te respeté pero que voy a hacer ¿esperar que vos decidas algo? Esta vez no me va, voy a pelear por lo que quiero ¿sabes? - dijo mirándome bien fijo, se notaba que hablaba en serio.
Me dejó muda, realmente no supe que decir. Tiene razón en si, pero más presión es peor para mi. Igualmente no lo culpo, yo quizá haría lo mismo.

- Bueno, no sé, no podemos - dije, intentando safar.
- ¿No podemos? Vos no queres que es distinto - dijo. Claramente Santiago se me reveló y nunca imaginé que lo haría, por eso estaba totalmente descolocada.
Se me acercó nuevamente para besarme y tocaron el timbre. ¿Salvada por la campana? No, al contrario.
Rápidamente me alejé de él para abrir, él venía atrás mío para ver también quién era. Y ¿quién era?

- ¿Que haces acá, Martín? - dije, totalmente confundida.
Se corrió intentando ver más allá, atrás mío y lo vio a Santiago.
- ¿Que hace ÉL acá? - dijo.
- ¿Me estás ocultando algo? - dijo Santiago.
- No, no sé que hace él acá. Andate Martín -
- Claro, te enfiestas con el taradito este ahora, y me llamas a mi para que venga y los vea juntos, sos una pendeja - dijo Martín.
- ¡¿Qué?! - dije, grité, me pregunté al mismo tiempo.
- Ah, queres poner celoso al chiquitín este - agregó Santiago - Tiene razón, que pendeja -
Se fue, se miraron mal mientras se cruzaron y se subió al auto.
Ya era raro, porque Martín no reaccionó al "insulto" de Santiago, así que algo tramaba y no era contra él, sino contra mi.

- Santiago, no te vayas por favor - dije, desesperada.
- Si, ahora suplicame - dijo y se fue.
Mientras veía como se iba pude notar la sonrisa de oreja a oreja de Martín.

- ¿De qué te reís, tarado? - dije.
- De lo hermosa que sos cuando te enojas - dijo.
- No ves que sos un imbécil, no te quiero ni ver - dije entrando e intentando cerrar la puerta pero él puso la mano y dijo:
- Y yo te quiero ver hoy más que nunca -
- ¿Cómo sabías que estaba Santiago acá? -
- Porque desde que te mandé el mensaje estoy sentado en frente de tu casa y nunca te diste cuenta, obviamente el tampoco y fue mi momento de actuar - dijo, sonrió y me guiñó el ojo - Dejame pasar, bonita -
- Salí, a mi casa no entras pelotudo -
- ¿Segura? -
- Martín, ya te borré de mi vida hace rato, no me molestes -
- Yo sé que no lo hiciste, y vas a ver - dijo, nuevamente sonrió y se fue caminando.

¿Y si tenía razón?
A todo esto, Santiago no me contesta las llamadas, los mensajes, nada. No quiero que piense que fue todo como Martín lo quiso hacer ver. Si para mañana no contesta le caigo en la casa.

8 comentarios:

  1. Feliz día Mar! Jejeje si, esa conversación, que risa.
    Jodido esto, hasta a mi me resultó raro leer la "revelación" de Santiago cuando siempre lo vi pacífico, siempre lo describiste así. No lo culpo, no me parece mal lo que hizo, salvo que te confunde un poco más.
    Ahora, Martín? qué le pico? Se fue de tema esta vez, te está queriendo alejar de ellos.
    Quizá, pensando mal, puede alejarte no porque te quiera, sino por venganza (hoy no sabes que esperar de la gente) y te termine mintiendo, o quizá no, te quiere posta.

    ResponderEliminar
  2. Me dejo sin palabras, primero que nada feliz dia, y despues, las conclusiones que saco de esto son que santiago tal vez no es tan como se muestra, puede ser que haya actuado de esa forma por la situacion, pero no se, primero te quiere y te da un beso y despues te dice pendeja.
    Y con respecto a martín me parece que el es mas que nada quien no te borro a vos y por eso hizo eso.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ay dios, solo a vos te pasan estas cosas ajajja :P suertee, ahora vos corres por santiago, no sera momento de que le mandes un mensaje le digas que lo hizo martin q estuvo afuera siempre para joderte a vos y si no te cree q se lo pierda y vos aprovechas a hacer tu vida? total siempre lo vas a terminar lastimando, nunca pretendas que quedes una chica 10 con todos pq no lo vas a conseguir, no se puede. como a vos te lastimaron vos lastimas aunqe no qieras eso. Ya esta si no queres basta, vas a lastimarlo mas y mas.

    ResponderEliminar
  4. Hola mariana feliz díaaa!! dando vueltas llegue a tu mundo...linda entrada...q historia...Kariños David.V.

    ResponderEliminar
  5. feliz día mar! me pareció muy de garca la actitud de martín, pero bueno, está despechado. sinceramente, estoy de acuerdo con que mañana vayas a la casa de san. es muy tierno ♥. besito!

    ResponderEliminar
  6. Tal cual en las peliculas! Creo que si lo organizabas tan bien no te salia. Si queres recuperarlo a Santiago tenes que ir a hablar por el y te vas a tener que jugar mucho a lo mejor!
    Feliz dia :)

    ResponderEliminar
  7. feliz día a las mujeres... vaya, qué tal historia!

    ResponderEliminar
  8. al final, te estás decidiendo vos sola, vas a pelear por este chico... Santiago.
    ¡Que pelotudo martín!
    No creo que lo perdones despues de esto, no lo dejes qe te confunda!

    ResponderEliminar

Gracias por poner aquí tu opinión, cada palabra tuya me ayudará a crecer.

Se ha producido un error en este gadget.