miércoles, 3 de febrero de 2010

Sambayon

Como lo habíamos planeado, medianoche, llega Santiago.
- Hola princesa, te traje el helado - dijo, mientras pasó y fue a guardarlo al congelador.
Yo no hablaba casi nada, estaba muy seria y pensante. Le dije de ver una película; hace unos días había bajado "El secreto de sus ojos" entonces lo invité a subir para verla.
- Linda habitación, es muy vos... -
- ¿Muy desordenada? -
- Muy linda... ¿por qué desordenada? - preguntó, mientras miraba cada foto, cada percha, cada cosa.
- Nada, no importa - dije.
Nos sentamos en la cama y empezamos a ver la película. Como era un poco seria empezó a hacer chistes o decir comentarios graciosos de los cuales reí falsamente porque no estaba de humor.
A la mitad decidí cortarla para ir a buscar el helado y comerlo; agarré dos cucharas grandes, un par de servilletas por si las dudas, y subí.
Estaba acostado, se veía un poco cansado. Me dio mucha lástima que el venga con la mejor onda y yo estar seria, sin humor y sin ganas de nada por lo que me propuse cambiar mi ánimo y hacerlo sentir cómodo.
Me tiré sobre él y se quejó riéndose. Nos sentamos, destapamos el helado y ¿con qué me encuentro?
- Sambayon y chocolate, ¿cómo sabías? - dije, impresionada.
- Me lo comentaste en una de nuestras salidas, hace unos días ya -
Que detalle, se acordó y ni yo me acordé de lo que le había dicho. Punto a favor.
Reímos un rato, hablábamos de ponernos una heladería donde sólo vendiéramos esos gustos, y muchas cosas así sin sentido, pero graciosas.
En un momento me hizo un avioncito y cuando estaba por comer me esquivó la boca y se lo comió él, y así tres veces más. Yo ponía cara de enojada pero me reía, nos reíamos los dos.
Se empezó a acercar cada vez más y nos molestábamos con las cucharas ensuciándonos la cara.
Tomé un como se chocolate y se lo puse en la nariz y, luego, le di un beso para sacarlo. Nos reímos mucho después de eso, hasta que nos miramos a los ojos y se formó un silencio eterno donde sólo me clavaba la mirada profundamente; era como si quisiera hablarme con los ojos.
Despacio (el tenía un poco de sambayon en su cuchara) acercó la cuchara y la apoyó en mi boca, ensuciándome. Se acercó mirando mis labios y me besó lentamente sin abrir la boca, fue sólo un beso que duro unos segundos, segundos en los cuales cerré los ojos y me perdí.
Se despegó y recién un segundo después abrí los ojos. Me estaba mirando fijamente.
- El sambayon sabe mejor todavía si se come de tu boca - dijo, sonrió, sonreímos.

Realmente no quería hacer esperar a nadie y creo (creo) estar segura de lo que hago. Me parece que voy a alejarme de Martín porque si me confundí era porque no todo estaba bien adentro mío. Pasamos momentos lindos como malos, y todo se desgastó lentamente estos días. Creo que quedar en lo viejo no me servirá de nada y necesito algo que me transforme, necesito vivir de otra forma o, por lo menos, ver si me gusta ese nuevo mundo.
Ya no quiero hacer sufrir a ninguno, no quiero sufrir más yo y Santiago me hace bien, me siento atendida, cuidada y muy respetada ¿qué mas iba a querer?. Él me da mucho cariño y está atento a todo. Espero que no sea sólo una imagen y, cuando pueda conocerlo mejor aún, no tropiece con la misma piedra.
Ahora hay que, nuevamente, hablar y aclarar las cosas, decir lo que pienso y ver la respuesta que me dan. No sé si es lo correcto pero es lo que creo que me hace bien.

12 comentarios:

  1. Puedes ser tan feliz con el como con cualquier otro, y nunca lo sabrás hasta que no seas valiente y te atrevas a dar el primer paso, asique ánimo.

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  2. Excelente decision
    Si sentis que es lo que te hace bien, aposta a eso

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. estas en lo correcto, yo te apoyo ;) "el que no arriesga no gana corazon ;) "

    ResponderEliminar
  4. SI TE HACE BIEN POR SUPUESTO ES LO CORRECTO! Qué bueno que te hayas aclarado la cabeza! Mucha suerte en lo que va a empezar un saludo!!

    (siempre me gustó más Santiago jajaja)

    ResponderEliminar
  5. aaaaaa me morí con lo del helado. qué tierno por favor! ya sabés lo que opino, para mí santiago es el indicado para vos en este momento, es perfecto!, sé que no es nada fácil la decisión que tomaste, pero tenés un apoyo general por lo que estoy leyendo jaja. besito mariana ☺

    ResponderEliminar
  6. Mariana, cariño, siento muchísimo lo de tu mamá. Tu hermano y tú os merecéis que os quieran, que se ocupen de vosotros, que os cuiden, que os respeten... Cuando tengas hijos serás la mejor mamá del mundo, estoy segura.

    Me alegro muchísimo de la decisión que has tomado respecto a Santiago. Por lo que has ido escribiendo sobre él, se nota que es una buena persona y que está enamoradísimo de ti. El que tengas miedo es normal pero a medida de que avance vuestra relación ya verás como este desaparece.

    Bueno, si antes de saber lo de tu mamá ya te admiraba, ahora lo hago mucho más porque tú si que eres una persona responsable y con un corazón inmenso para dar amor.

    Ya sabes, puedes contar conmigo para lo que quieras.

    Un beso y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Genial y me encanta la decisión, Santiago se muestra muy dulce.. y divino

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ay Mar, por suerte tomaste una decisión.
    Si, yo también creo que a veces se necesita algo nuevo.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, me alegro que las cosas estén cada vez un poco más claras.
    Un besito Mariana :)

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado tu historia... es la primera vez que me paso por aca, pero ahora que conosco este lugar lo hare mas seguido. Te sigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Si Martin valiera la pena no te hubiera dejado ir, ni sería parte de tu pasado! Me encanta Santiago te juro! Cuidalo o me lo quedo yo! Tengo ganas de que alguien me quiera de verdad!

    ResponderEliminar

Gracias por poner aquí tu opinión, cada palabra tuya me ayudará a crecer.

Se ha producido un error en este gadget.