jueves, 22 de julio de 2010

El por qué de mi ausensia.

Hoy, de casualidad, van dos meses desde que no subo una entreada acá. Todos se preguntarán por qué, y no es para menos.

Mi relación con Julián iba excelente, tranquilos, sin apuros, ideal. Pero surgió un problema que tiró todo abajo. Una mañana, yo estaba sentada en la cocina desayunando, se acerca Mercedes, apoya en la mesa un pasaje con destino a Salta que partía al día siguiente (26 de Mayo), un sobre con bastante plata, y se va. Al ver eso no entendía mucho.

- ¿A donde vas? - dije.
- A trabajar - respondió
- ¿A Salta? -
- No, ahora me voy a trabajar, vos te vas a Salta - contestó
- ¡¿QUÉ?! - grité un tanto alterada.
- Si, allá está mi hermana, ella se encarga de vos -
- ¿Y por qué tengo que irme? -
- Porque yo no puedo cuidarte -
- Vos no queres cuidarme que es distinto, entonces buscás a otra para que te reemplase. No, yo de acá no me voy, sé cuidarme sola como lo hice todo este tiempo. No me pienso mover - contesté firme.
- Vos te vas mañana porque esta casala vendo mañana mismo -
- ¿Qué? ¿Cómo que la vendes? ¿Qué te pasa, Mercedes? -
- Mi casa, mis desiciones - y se fue.

Lloré por unos minutos, sin saber que hacer, hasta que empecé a llamar a todos para contarles. Todos me ofrecía quedarme en su casa, ser su huesped, pero no, no puedo aceptar eso, no iba a interrumpir una familia, una cotidianeidad por mi. Entonces fue cuando me acordé de mi hermano y lo llamé.

- Hola, ¿Gustavo? -
- ¿Mar? ¿cómo andas? -
- Mal, escuchame, mamá me quiere mandar a Salta con la tía, mañana mismo porque vende la casa -
- ¿Qué? Está loca esa mujer. ¡¿Por qué no me avisaste antess?! -
- Porque me enteré recién - y ahí largué el llanto.
- Bueno, Mar, esperá, pensemos, calmate -
- ¿No puedo ir con vos? - dije entre lágrimas.
- Mmm no, Mar, acá no duras ni un día, es un desorden, no podría darte bola, ni para comer, capaz mamá se enoja y ni plata te tira, como a mi -
- Tenés razón... ¿Y qué hago? -
- Dejame que piense y te llamo -
- Dale, te amo hermano -
- Yo más tonta -

Y me sentí mucho mejor después de hablar con él. Pero ahora falaba contarle a Julián, a ver que decía.
Lo llamé.

- ¿Juli? -
- Hola linda, que raro que me llames a esta hora -
- Tenemos que hablar ¿podés venir a casa? -
- ¿Qué pasa? -
- Vení, por favor -
- Bueno ya voy -

A los minutos llegó y lo abracé tan fuerte como pude y me largué a llorar.

- Mar, para ¿qué pasa? - dijo y le mostré el pasaje.
- Decime que es joda, Mariana - dijo asustado y lloré más fuerte.
- ¿Por qué? - dijo con lágrimas en los ojos.
- Mamá vende la casa, me manda con mi tía -
- No, no, está loca ¿y tu hermano? -
- Se queda, él tiene todo acá, y yo no puedo vivir con él -
- No, Mar.. Vos.. vos vivís conmigo, te venis conmigo ¿dale? - dijo, nervioso, alterado.
- No, Juli, no. Yo no voy a molestar a nadie - contesté.
- Mar, no molestas, por favor, vení a casa -
- No, Julián. No -
- Pero... ¿cuánto tiempo te vas? -
- No sé, capaz días, capaz meses, capaz para siempre si ella no me quiere -
- No, Mar, no - y se puso a llorar.

No encontamos solución, mi hermano no pudo hacer nada así que solo quedó hacer una cena de despedida en lo de Celeste y listo. Lloramos mucho, éramos varios, pero las lágrimas no hacen nada. Al día siguiente partí, viendo la cara de dolor de Julián por la ventanilla.
Mientras estaba en el micro le mandé un mensaje.

De Mariana: "Gracias por todo, pero ya sos más que libre"

De Julián: "Yo te voy a esperar siempre"

De Mariana: "Ya está, Juli, sos libre"

No iba a dejarlo en mi espera y cortar toda su vida. No éramos novios pero él lo tomaba así. No iba a pedirle que me espere si yo no sabía ni cuando iba a volver.
Cuando llegué me llamó llorando, enojado, tratando de convencerme pero fue inútil. Así estuvo un mes y muchos tiempo mas, ya era fecha 15 de Julio y para mi sorpresa hay personas que jamás se rinden.


8 comentarios:

  1. parápará,entonces estas alla en salta ahora?ay no me muerooo,que feo todo lo que te paso.lo siento mucho.muchas fuerzas,de alguna manera el tiempo va a solucionar las cosas.realmente espero que todo mejore y puedas volver,con julian.y me parece muy bien de su parte,si el te ama te va a esperar.beso grande,espero que las cosas mejoren :)

    ResponderEliminar
  2. Que situacion horrible.
    La impotencia que te debe haber embargado...
    Lo lamento y ojala estes bien pronto, donde, como y vos quieras y lo decidas.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  3. Estas en Salta ahora!!?? La verdad horrible lo que te pasó.

    ResponderEliminar
  4. No lo puedo creer, la verdad es que extrañaba leerte y saber de vos .. lamento mucho lo que pasó, espero que todo se solucione. Y si estás en Salta, sabés que contás con nosotros/As para acompañarte. .. un beso! y mucha fuerza !

    ResponderEliminar
  5. Hay che, se me calleron lagrimas :| Si, soy sensible. Me toco mucho, sobre todo por lo de tu mama. Estoy "en la misma" creo.
    Estas en Salta ahora? No entiendo nada .. PObre Julian :S Pobre vos!
    nananana, no lo puedo creer!
    Muchisima suerte y fuerza

    ResponderEliminar
  6. Maaaaaaaaaaar, como andas tanto tiempo? te escribi en el cosito de preguntas, pero para que te acuerdes de quien soy pense mejor escribirte con mi blog! postea mas seguido si no queres que me muera jajaja! besitos gorda =)

    ResponderEliminar
  7. Como me encantaa, la emocion de tu vida mujeeer! jajajaja! Te juro que estas cosas solo le pasan a 2 personas por cada 100! Y que suerte tienes que alguien te espere así! Te heché de menos!

    ResponderEliminar

Gracias por poner aquí tu opinión, cada palabra tuya me ayudará a crecer.

Se ha producido un error en este gadget.